Hablar de Juegos tradicionales canarios es adentrarse en un viaje al pasado, un beber de una cultura que difícilmente hoy se entiende si no fuera por la transmisión de saberes y el respeto por el patrimonio intangible. La cultura canaria se formó a través de un crisol de culturas, desde la más antigua o aborigen a la que aportaron desde la Península en la conquista y la proviniente del extranjero de mano de comerciantes llegados de lugares lejanos.  Siendo ésto así, se nutrió de tantas fuentes que tiene una riqueza excepcional y muestra de ello son los juegos tradicionales transmitidos de generación en generación como el paso de un preciado testigo.

Juegos aborígenes canarios:  Antes de que llegaran los conquistadores se trataba de juegos sencillos relacionados con aspectos funcionales y poco evolucionados ya que no se han datado juegos de organización colectiva o grupos.  Lo que sí se puede afirmar es que poseían juegos propios sin grandes influencias de otras culturas que no llegarían  hasta la conquista de las Islas lo que propició una mayor interacción de culturas y por ende sofisticación de todas las formas de comunicación y ,como no, de los juegos. En esa época, los juegos canarios eran de participación individual y de enfrentamiento a un oponente, por lo que eran actividades físicas casi más que lúdicas.

 

Jue1

 

Tras esta introducción, citaremos los juegos más relevantes: lucha canaria, juego del palo, lanzamiento y esquiva de piedras, levantamiento o pulseo de piedras, salto del pastor, salto de vara, pelotamano, pina, vela latina, bola canaria, carreras de caballos y sortijas, arrastre de ganado, levantamiento de arado, Tablas de San Andrés, los cacharros, el calabazo o la billarda. Algunos de ellos no se practicaban en todas las islas por lo que ampliaremos lo que sí eran conocidos en todas o casi todas las Islas Canarias. Información completa: Juegos tradicionales canarios

Lucha canaria:  La práctica de la lucha era común en las fiestas, no se conoce exactamente cuál era su reglamento ni costumbres por lo que no se sabe si la estructura era parecida a la actual. Es un deporte de oposición, se fundamenta en el enfrentamiento de dos adversarios que en posición inicial sobre los dos pies y agarre a la boca-manga del pantalón, intentan en un tiempo no superior a un minuto y medio, sin salirse de un terreno circular, desequilibrar al contrario para que toque con cualquier parte del cuerpo que no sea la planta de los pies el terrero. Se utilizan técnicas o mañas, está prohibido golpear al contrario. Se puede luchar por equipos, individualmente, enfrentamiento por pesos, categorías, desafíos etc. La más extendida es por equipos de doce luchadores cada bando que se enfrentan individualmente.

Juego del palo: Básicamente se trata de una esgrima entre dos jugadores con un palo en las manos y son consecuencia de la evolución de las actividades bélicas. La primera noticia sobre este juego data de 1402, en la crónica de Jean de Bethencourt en la que referenciaban a los pobladores de El Hierro que portaban grandes lanzas sin hierro. Hay palos cortos, medianos y largos; el primero va del suelo hasta la mano, el segundo va del suelo al corazón o máximo hasta la barbilla y el grande supera la altura del jugador pudiendo oscilar entre dos y cuatro metros. Se solían fabricar con maderas de sabina, paloblanco, acebuche, mocanero, tarajal, eucalipto aceviño, almendrero amargo, membrillero etc. El palo corto es grueso, el mediano tiene dos partes: el trozo (por donde se agarra) y la punta; el palo largo o grande es uniforme en su grosor. Los buenos jugadores no se desplazan o lo hacen mínimamente, utilizan técnicas efectivas variando sus movimientos para que no sean predecibles por el adversario.

Lanzamiento y esquiva de piedras: Es otro juego estrechamente ligado a una actividad funcional de carácter bélico. Existen muchas referencias respecto a la enorme habilidad que poseían los aborígenes canarios para el empleo de piedras como arma arrojadiza incluso labrando las piedras que utilizaban para este fin. Cuenta Fr. Alonso de Espinosa, en 1594: «(…) usaban de unas pelotas de piedras rollizas que tiraban con mucha fuerza».

lanzamiento 1

 

Levantamiento y pulseo de piedras: El manejo de grandes piedras derivó a una manera peculiar de probar sus fuerzas levantando aquéllas. El levantamiento o pulseo de piedra es una prueba de fuerza, con la que se medían los aborígenes canarios. Se denomina pulseo, cuando debe levantarse la piedra sobre la cabeza sin tocar el cuerpo, mientras que levantar la piedra permite el contacto con éste.Jue3

Salto del pastor: Este juego deja ver claramente  la relación de esta práctica con la tareas propias del pastor cuando acompaña a su ganado. El palo para realizar saltos es muy semejante al utilizado en el juego del palo grande aunque difiere en la incorporación de una pieza de hierro, a modo de capuchón, que se sitúa en el extremo que se apoya en el suelo, asegurándose así el mejor agarre. Hay diversas formas de medirse los pastores entre sí en el juego como ver quién salta a mayor altura o desde una mayor altura agujereando una moneda al caer o saltar con el palo sujeto a la espalda. Nació como una ayuda para salvar los desniveles del terreno en el trabajo diario por lo que es conocido en todas las islas. Los saltos más comunes consisten en apoyarse en el palo y deslizarse por la lanza o el salto al vacío (a regatón muerto).

 

Salto de vara: Juego aborigen ya desaparecido y del que no hay demasiadas referencias. La única que nos ha llegado procede de Abreu Galindo (1602) en la que relataba las costumbres de los pobladores de Lanzarote y Fuerteventura de los que decía “eran muy ligeros en saltar y éste era su principal ejercicio. Los hombres tomaban una vara entre dos, cada uno de un lado y alzaban los brazos con la vara lo más alto posible,  poniéndose hasta tres seguidos y los saltadores debían superar la altura tantas veces como varas pusieran.

Pelotamano: Es una derivación del “jeu de paume” conservado hasta la actualidad. La llegada del juego a las Islas parece datarse hacia 1402 con la expedición de Jean de Bethencourt y su corte. Los primeros datos se encuentran en Teguise en una escritura de 1616 en la que se menciona una venta de casas situadas junto a un terreno de juego de pelota. Consiste en devolver la pelota golpeándola con la mano ante del segundo bote o pararla con la mano o el pie. Se intenta ganar el terreno del equipo contrario marcando cada vez el lugar de dónde salió la pelota. El “campo” se limita sólo por los laterales y es alargado, en el fondo de saque hay dos piedras conocidas como cabo de bote y la distancia entre ellas describe una línea imaginaria que delimita a lo ancho. Normalmente las dimensiones son de 60-70 pasos de largo por 8-9 de ancho. Se puntúa por faltas o puntos y rayas. Cuando se consiguen todos los puntos de un juego se contabiliza un chico, cinco chicos constituyen un pajero. Normalmente se juega 5 contra 5 aunque también pueden ser 4 ó 6 jugadores por equipo.

 

 

 

Pina: Este es otro de los juegos de palo o bastón, se cree que desciende del Lacrosse del que ya existen evidencias en miniaturas francesas del siglo XIV y más remotamente en la antigua Grecia. Las primeras referencias conocidas son del S.XIX asociadas a una fiesta de 1884:”En la plaza, los días de fiesta, luchas y juegos de pelota y pina” (Fdez Castañeyra).  Hasta donde se sabe, era un juego de labradores consistente en llevar la pina o pelota de madera a golpes de palo hasta el fondo del campo contrario mientras que el otro equipo intentaba evitarlo y viceversa. Era un juego reservado a los hombres dados los constantes choques que se producían. El inicio y continuación del juego tras los tantos se hacía desde el centro del terreno y se delimitaba el campo con líneas o similares. El fin del juego dependía más del momento del día (con más o menos luz) que de los tantos conseguidos y la pelota se solía fabricar de madera de pino o brezo. Los palos eran ligeros y no muy largos (50 cm aprox) con una curvatura al final para golpear mejor.

 

Vela latina:  Entre los siglos XVIII y XIX se data el principio de la vela canaria con el falucho y el laúd (más pequeño). El nombre viene dado por el uso de una vela triangular que se usaba ya en el Mediterráneo además de en el Pacífico. La primera embarcación de estas características podría ser el falucho y el laúd. En un principio estas pequeñas embarcaciones se utilizaban para las faenas de pesca dadas sus dimensiones (5,5-8,5 mts) y la fácil maniobrabilidad debido al diseño de la vela. La primera referencia a la vela latina como competición deportiva es del S.XIX en prensa escrita y se anunciaba un recorrido y un premio a quien lo realizara en el menor tiempo.

Bola canaria: Es uno de los juegos más antiguos en cuanto a referencias documentadas puesto que ya era conocido en el antiguo Egipto. Es de la familia de la bocha y se presupone llegó a las Canarias desde la Península aunque no se sabe bien ni cuándo ni de mano de quién.  Lanzarote es uno de los puntos de mayor tradición alrededor de la bola y eran los jugadores conejeros los más duchos y considerados en este juego.Muchos son los que atribuyen el origen del juego a la isla de Lanzarote que además contribuyeron en gran medida a su difusión en las otras islas. Las mejores bolas son las de madera de palo blanco, utilizada también para los dientes de molino y que provenía de la isla de la Palma.

Consiste en lanzar las bolas desde la marca de partida e intentar que esté lo más cerca del boliche o “miche” como se conoce vulgarmente, con el mayor número de bolas disponibles de su equipo. Para comenzar la partida primero se procede al sorteo del boliche, con la tradicional moneda al aire, el equipo que gana se queda con el boliche o elige el color de las bolas. El equipo que tiene el boliche lo lanza y tiene el primer turno. Cuando el equipo no tiene más bolas, su adversario juega e intenta conseguir otros puntos ya sea arrimando, es decir, acercándose al boliche, o bocheando (apartando) a las bolas que le interese, o, incluso, al boliche. También, se permite dar por jugadas las bolas que queden y proceder a contar los puntos. El marcador refleja tantos puntos como bolas más cercanas al boliche tiene un equipo en comparación con la bola más próxima del equipo contrario.

Carreras de caballos y de sortijas: Las carreras de caballos, entendidas como tal se remontan al S.XV y eran protagonizadas por la realeza. La primera referencia en Canarias es de 1527 en una ordenanza del Cabildo de Tenerife por las fiestas organizadas por el nacimiento del rey Felipe II.

Con respecto a las carreras de sortijas o cintas,  que se realizan a caballo, son fruto de una evolución de los torneos medievales y fuegos florales por lo que están rodeados desde sus inicios de una gran participación. Para correr las sortijas los jinetes siguen un turno previo establecido por un jurado, debiendo mantener el galope, o el galope corto, para, al pasar bajo un estructura compuesta por dos postes verticales sobre el que descansa otro horizontal, ensartar una anilla o sortija que está suspendida de una cinta de color con un palo corto (20 cms.) de punta afilada. La cinta se encuentra enrollada al poste horizontal por medio de un carrete, con el objeto de que no exista la posibilidad de enganche. Se cuenta el número de sortijas recogidas por cada jinete, deshaciéndose el empate con nuevas carreras, solamente entre aquellos caballos igualados. Las sortijas deben pincharse limpiamente, no siendo válido pinchar la cinta. Cada varias series, o pasadas, se reponen los carretes que lo necesiten. La altura del poste horizontal puede alcanzar de 2,50 a 3 m., aunque dependerá de la altura de los caballos participantes.

Arrastre de ganado: Se tiene conocimiento de esta práctica alrededor de 1602 y tiene en principio un carácter lúdico que alcanza la competición en las Fiestas del Cristo de la Laguna de 1938. Lo que caracteriza este juego es que tiene un carácter puramente deportivo, no se permite el castigo a los animales y consiste en completar un recorrido de 70 mts en el menor tiempo posible por parte de las reses que arrastran un peso muerto ayudados por un boyero servido de una vara. Se puede competir con yunta de bueyes, toros o vacas y se separan por categorías.

 

arrastre1

Levantamiento de arado: El ser humano gusta de medir sus fuerzas entre iguales y las labores del campo se prestaban a esta práctica entre agricultores. Era habitual ver demostraciones de levantamiento de arados en las competiciones de lucha. Consiste en levantar un arado con los brazos, mantenerlo vertical en equilibrio, bajarlo hasta la horizontal manteniéndolo en equilibrio y después mostrarlo al público con un giro de cierre. Los arados oscilan entre 4´25 y 4´75 mts llegando a pesar hasta 100 kg de peso.

 

 

La billarda:  Este juego se practica entre dos parejas, cada una tiene un palo de 1 mt de largo y la billarda es un trozo de madera de unos 15 cmt. El terrero de juego es el comprendido entre dos porterías en forma de herradura separadas por 10 pasos. Cada jugador se empareja con un oponente y se coloca en la portería.  Así en cada portería hay un defensor y un atacante; un oponente lanza el palito y en caso de golpearlo con la billarda se trata de realizar carreras de ida y vuelta. La partida termina cuando una pareja llega a los 12 tantos.

¿Les ha gustado?¿Jugamos? No hay que olvidar que la transmisión de elementos tradicionales forman parte de la herencia intangible de todos y todas, no dejen pasar la oportunidad de dar a conocer a sus clientes estos y otros juegos.

No Comment

You can post first response comment.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies